Qué comprar

Castella (bizcocho)

El Castella es un bizcocho esponjoso, dulce y suave que representa el clásico souvenir de Nagasaki. Los portugueses transmitieron su receta a mediados del siglo XVI, pero con el tiempo se fueron modificando poco a poco la proporción de los ingredientes y el método de fabricación hasta que se convirtió en un dulce propio de Japón. En Nagasaki todavía quedan muchas tiendas históricas fundadas hace cientos de años en las que es posible disfrutar tanto del sabor tradicional como del Castella con sabor a chocolate, té verde o queso.

Kakuni-man (pan al vapor con panceta de cerdo)

El Kakuni-man consiste en un trozo de panceta de cerdo guisado al estilo oriental envuelto en un pan esponjoso llamado Pao. Originalmente se ideó como una forma sencilla de comer Dongpo (cerdo guisado), plato que forma parte del estilo de cocina japonés Shippoku, altamente influenciado por la cocina china y que es una especialidad local de Nagasaki. La carne de cerdo se guisa lentamente con caldo dashi y condimentos para conseguir una textura muy jugosa. Después la salsa y el jugo de la carne mojan el interior del pan y el resultado es un sabor delicioso. Es uno de los souvenirs más populares.

Hata (cometa)

En Nagasaki las cometas se conocen como Hata. Las cometas llegaron a mitad del siglo XV desde China y Holanda y su fabricación se adoptó como artesanía tradicional de Nagasaki. El diseño lleva 3 colores: blanco, azul y rojo, con los que se representa la bandera de barco de Holanda, banderas señalizadoras u otros muchos diseños simples. Actualmente se preparan 50 tipos de diseños tradicionales. También es un regalo muy apreciado.
Desde finales del siglo XVIII se celebra un magnífico festival de vuelo de cometas (Hata Age) cada primavera y otoño en las montañas que rodean la ciudad de Nagasaki.

Yori-yori (dulce chino)

Un dulce chino muy famoso de Nagasaki hecho con harina de trigo y azúcar. A la vista parecen unos fideos retorcidos y fritos, y justamente por esa forma única en espiral en Nagasaki se conoce como Yori-yori. Al masticar se siente cada vez más la dulzura en la boca, una sensación deliciosa que agrada a la gente y que provoca que una vez se empiece a comer sea imposible parar. Es un souvenir muy recomendado porque se mantiene en buen estado durante un periodo relativamente largo.

Karasumi (ovario de múgil)

El Karasumi está considerado una de las 3 mejores exquisiteces de Japón. Consiste en ovario de múgil saladas y secadas al sol. A mediados del siglo XVII se importó desde China a Japón y tuvo mucho éxito en Nagasaki.
En esta ciudad es posible adquirir Karasumi que es la exquisitez de alta calidad a un precio razonable. ¡Cada vez es más popular entre los turistas ya que es un acompañamiento idóneo para el sake japonés!